Notice: Undefined index: HTTP_REFERER in /home/sotosalb/public_html/plugins/content/buttonback/buttonback.php on line 50

Trovadores del siglo XXI

Concierto de La Bojiganga en Sotosalbos

El grupo de música tradicional La Bojiganga recaló en Sotosalbos, en la penúltima etapa del Camino del Arcipreste desde Hita hasta Segovia en el que han obsequiado con un concierto gratuito a los municipios con canciones de su primer disco.

 

Un viaje iniciático, desde Hita (Guadalajara) hasta Segovia tras los pasos del Arcipreste. Una forma de entrar en contacto con la gente que aún recuerda las compañías ambulantes de actores. Y su particular manera de poner en valor la música tradicional, fue lo que no consiguió quitar la sonrisa a través de 200 kilómetros completados a pie por los miembros de La Bojiganga, un grupo de música folk que ayer recaló en Segovia y se plantó en el Azoguejo donde interpretaron algunas de la canciones de su primer disco como formación musical.

La gente se quedó atónita al ver a Ismael Clemente (flautas de tres agujeros, gaita charra, tamboril y txirula ), Miguel Carvajal (zanfona, gaita gallega y tamboril), Estrella Herrero (voz y percusión tradicional), Alfredo Espinosa (vientos, saxo soprano, flauta y dulzaina), y Sonia Loaysa (acordeón), llegar al Azoguejo con dos burros (Isidro e India), cargados con los baúles con todo lo necesario para este viaje, que comenzó el 30 de mayo, al más puro estilo de los trovadores medievales.

El grupo además está formado por Cristina R. Galván (voz y percusión ) y Pío Fernández (gaita gallega, flautas de pico y clarinete), a los que ha sido imposible hacer el viaje, pero sí han vivido durante el último año los preparativos que los amigos ponían en común cada viernes en su local de ensayo en La Cabrera.


Para La Bojiganga, el viaje del Arcipreste de Hita representa un compedio de sabiduría y según detallan " a pesar de ser uno de los libros más estudiados del mundo, es también uno de los más enigmáticos, porque se mueve agilmente en el territorio de la ambigüedad.Queremos pensar que Juan Ruiz, el Arcipreste de Hita, ideó esto de manera premeditada". Así que ni cortos ni perezosos decidieron emprender el viaje tras los pasos de Juan Ruiz por veredas y caminos, atravesando puertos y bajando a la llanura.

Desde el inicio de su Camino del Buen Amor, los músicos a los que acompañaba un coche de apoyo por carretera, han pasado por las localidades de Cogolludo, Tamajón, Retiendas, Patones, La Cabrera, El Cuadrón y Oteruelo del Valle, adentrándose en la mañana del domingo en la vertiente segoviana de la Sierra de Guadarrama por el paso de Malangosto, el lugar en que el Arcipreste de Hita describía su encuentro con La Chata y en el que cada primero domingo de agosto se celebra la tradicional romería que une las dos vertientes madrileña y segoviana. La Bojiganga en Sotosalbos

Alto en Sotosalbos. El domingo hicieron noche en Sotosalbos y, al igual que en todos los municipios de paso, ofrecieron un concierto gratuito a los pies de la iglesia de San Miguel, a cambio de la hospitalidad del municipio, cuyo Consistorio cedió un local en el que pernoctar y un corral para dejar descansar a los animales.

"En estos nueve días nos ha pasado casi de todo pero lo que más nos ha marcado ha sido la algaravía con la que hemos sido acogidos en algunos de los pueblos por los que pasamos", explicaban Ismael y Miguel en Sotosalbos, mientras el resto preparaba a los dos animales para los últimos kilómetros del viaje y estudiaban por última vez el recorrido que seguirán hasta el Acueducto en la tablet de uno de los componentes.

Y es que ser amantes de lo tradicional, de la cultura, la música y la etnografía en su conjunto, no está reñido con las nuevas tecnologías. A través de su página web, de su página en Facebook y el perfil en Twitter, La Bojiganga ha mantenido a sus amigos y seguidores al día de las novedades de cada jornada. Anécdotas como tener que arreglar en plena ruta una albarlarga, hecha para la ocasión, con cuatro pequeños muelles hidráulicos como los de un vehículo, para hacer lo más fácil posible el camino a sus dos compañeros de viaje. "Hemos alquilado un burro y el otro lo he comprado. Después de este viaje me lo quedaré para que paste en mi finca", afirmaba orgulloso Miguel.

Arrojo, ganas de empaparse de la cultura tradicional, investigación y buenas manos forman parte del día a día de estos amigos, cuyas dedicaciones profesionales son tan variadas como la ingeniería aeronáutica, los seguros, la agricultura o la venta de jamones. Hasta el punto de que algunos de sus instrumentos tienen que construirlos ellos mismos, como la zanfona de Miguel.

Tradición. Su música habla de la tradición oral, del pasado de los pueblos y, según cuentan , "también tiene mucho de auto aprendizaje. No basta con conocer la parte técnica del Conservatorio, esta música hay que comprenderla y sentirla para poder transmitir ese poso ancestral", apuntaba Ismael justo cuando el grupo comenzaba a dar los primeros pasos de su última etapa.

El viaje termina con las alfojas llenas de vivencias, de nuevos amigos y con energías renovadas para continuar investigando y preparando nuevas canciones para futuros proyectos y con la difícil tarea de hacer llegar su música a los amantes del folk y a los que se animen a escucharlos sin miedo a dejarse llevar por sus acordes. 

La Bojiganga en Sotosalbos

 

(Texto: El Adelantado de Segovia)