Las pozas del lino, paraíso de biodiversidad en Sotosalbos

Sotosalbos cartelpozaslino web

TEXTOS E IMÁGENES: David Martín Carretero y Mar Pinillos Rodríguez (Tenada del Monte S. Civil).

Las pozas de lino, además de ser interesantes elementos del patrimonio cultural, también son muy importantes desde el punto de vista ambiental.  Aunque han perdido la funcionalidad para la que fueron creadas, son un importante refugio para una singular fauna y flora. La recuperación de las cubetas de las pozas y el aporte estacional de agua, va a permitir una mejora del patrimonio natural del municipio.

Las charcas o humedales estacionales, es decir, aquellos que no tienen agua durante todo el año (dentro de las que se encuentran estas pozas) presentan mayor biodiversidad que la de los humedales permanentes, como lagos o lagunas.

Las pozas presentan comunidades animales y vegetales adaptados a la desaparición del agua durante varios meses al año y es el lugar donde la mayoría de los anfibios, el grupo animal más amenazado del planeta en la actualidad, se reproduce. Los anfibios no tienen muy buena fama por creencias que son totalmente infundadas. Ocupan una posición intermedia en la pirámide alimenticia, ya que un solo ejemplar adulto  puede comer cientos de insectos al día y  además son  presas de otros animales. Al vivir en el medio terrestre y reproducirse en el medio acuático, cualquier variación en los mismos les afecta, lo que les hace excelentes indicadores del estado de salud de los ecosistemas.

La situación anterior a la restauración, en la que habían desaparecido la mayoría de las cubetas a lo que hay que sumar la falta de aporte de agua por la desaparición del antiguo caz que las suministraba, provocaba que estas pozas no fueran óptimas como hábitat para la reproducción de multitud de especies animales, ya que en muchas ocasiones no podían terminar su ciclo vital. Este es  el caso del sapo común (Bufo spinosus), el tritón jaspeado (Triturus marmoratus),  el gallipato (Pleurodeles waltl) y el sapo de espuelas (Pelobates cultripes) que requieren de medios algo más profundos y al menos cuatro meses de agua para terminar la metamorfosis. 

Otras de las especies de anfibios que visitarán estas pozas en primavera son el sapo corredor (Epidalea calamita), la rana común (Pelophylax perezi) y las ranitas de San Antonio (Hyla molleri). Estas últimas serán difíciles de detectar visualmente porque se mimetizan perfectamente entre la vegetación de ranúnculos que tapizan las pozas, aunque su potente reclamo nocturno durante el periodo reproductivo las hará inconfundibles. 

La restauración de las pozas también permitirá la colonización de las mismas por parte de invertebrados muy interesantes como pueden ser los anostráceos (un grupo cuyo origen se remonta a hace 500 millones de años). La diversidad de invertebrados en estas pozas temporales es elevada: crustáceos como copépodos, ostrácodos y cladóceros, moluscos como Limnea, “gusanos” como nemátodos, larvas de tricópteros, de libélulas y de caballitos del diablo. 

Este aumento de la biodiversidad permitirá la mejora de poblaciones de otras especies animales beneficiosas que combaten la proliferación de insectos, como golondrinas, aviones comunes, murciélagos…

Las pozas son elementos muy importantes para la conservación de la biodiversidad a la vez que un recurso cultural y educativo de primer orden. Un perfecto ejemplo de conjunción hombre-naturaleza.


En los siguientes enlaces puedes ampliar cada sección (pincha en el título para leer):

El lino en Sotosalbos, patrimonio cultural

Sotosalbos cartelpozaslino web TEXTOS E IMÁGENES: David Martín Carretero y Mar Pinillos Rodríguez (Tenada del Monte S. Civil).

Según el Catastro de la Ensenada, la superficie ocupada por las pozas de lino ascendía a unas 10 obradas, es decir, unas 4 hectáreas. Gracias a este documento podemos conocer los nombres de los parajes donde estaban ubicadas y su cabida. Los topónimos recopilados son los siguientes:

Juan Blanco |Gitana |Calderuelas | La Garrida | Por bajo de las Garridas| Pozo de Domingo García  |Pozos blancos  | Los pozos bajeros |Pozos de en medio| Los pozos  encimeros| Los Pozuelos| Bajada de los Pozuelos| Pozas bajeras| Pozas de en medio| Pozas encimeras | Poza Grande| Poza Honda |Poza Juana | Poza perdida | Pozas del río | Perálbarez | Perálbarez encimera | Perálbarez bajera | Cascajal  |Bajada del Cascajal  |Balsas | Blanquillas  |Cerbigueros |Allí Cerca | Allí Luego | Matas del Ondizo  | Allegadero | Blancas  |Más arriba de las Blancas  | Eras de abajo | Pedro Vázquez | Tirador | Tardía | La Abuela |Martín Hernanz | Mora | La Gabriela | Arroyo |Vereda de la Puente de En medio | Ejido del concejo

El lino se sembraba en abril y requería, tras nacer, de riego cada 8 días más o menos. Florecía en junio, por San Juan y granaba hacia Santiago. Ya en agosto se arrancaba de raíz, como los garbanzos, se hacían haces y se dejaban secar al sol. Luego se desgargolaba, es decir, se quitaba la semilla, dando golpes con una maza sobre unas piedras grandes y planas denominadas salegas, que generalmente se encontraban en las portadas o pajares. Tras este proceso, el lino estaba preparado para el proceso de “empozado”, el proceso más importante para la obtención de una buena calidad de la fibra. 

Los haces se llevaban a las pozas, donde se sumergían durante 6 a 8 semanas, dependiendo de la temperatura del agua. Para evitar que flotara, se ponían piedras sobre los haces. En este proceso, se hacía fermentar la planta para separar la corteza de la fibra y, además, favorecer la elasticidad de la misma.

Para saber si estaba “cocido” o no, había una persona con experiencia que solía estar al cuidado. Tomaba una muestra del lino y lo restregaba entre los dedos. Tan malo era quedarse “corto de poza” como “pasarse de poza”. A medida que avanzaba el proceso de empozado, el agua adquiría un color más oscuro y un olor desagradable. 

El uso de las pozas estaba regulado por las ordenanzas municipales citadas en el artículo "Sotosalbos y el lino": el momento en que había que empozar todos a la vez, estando prohibido hacerlo antes bajo pena. También se nombraba una persona que “hinchaba de agua” las pozas y las mantenía vigiladas para que no se quedaran sin ella. Asimismo, el concejo estaba obligado a limpiar el reguero que iba a las pozas, estando prohibido taparlo mientras estaba el lino empozado.

Tras este proceso, se sacaban los haces, se dejaban secar de nuevo, se espadaban y se rastrillaban para terminar de dejar limpia la fibra. Posteriormente se hilaba con la rueca y el huso, se hacían las madejas, que se blanqueaban y, por último, se hacían los ovillos. Estos ovillos se llevaban a los tejedores, que hacían las telas. Dependiendo de la calidad se hacían telas para sábanas, camisas, medias… o bien para costales.

Un proceso muy laborioso que requería una gran sabiduría y destreza del manejo del lino transmitida de generación en generación.


En los siguientes enlaces puedes ampliar cada sección (pincha en el título para leer):

Sotosalbos y el lino

Sotosalbos cartelpozaslino web TEXTOS E IMÁGENES: David Martín Carretero y Mar Pinillos Rodríguez (Tenada del Monte S. Civil).

El lino (Linum usitattisimum) está considerada como la primera planta textil cultivada, pues la tela más antigua encontrada fabricada con esta fibra data de hace 9000 años, en la actual Turquía. Los egipcios ya la usaban, además de para la elaboración de ropa, para las labores de momificación. En la Península Ibérica, en la Cueva de la Vaquera, situada en la cercana localidad de Losana de Pirón (hoy Entidad Local Menor perteneciente a Torreiglesias), se han encontrado semillas de esta planta datadas hace 5700 años.

Al margen de este dato, que indica la antigüedad de la presencia de esta planta en la provincia, el documento escrito más antiguo que nos habla de su cultivo data del año 1221 y Sotosalbos es uno de sus protagonistas. Se trata de un convenio entre el Monasterio de Santa María de la Sierra y los pueblos de Sotosalbos, Pelayos, La Cuesta, Losana, Tenzuela, Santo Domingo y Torreiglesias sobre las aguas del Pirón y PironcilloAl margen de este dato, que indica la antigüedad de la presencia de esta planta en la provincia, el documento escrito más antiguo que nos habla de su cultivo data del año 1221 y Sotosalbos es uno de sus protagonistas. Se trata de un convenio entre el Monasterio de Santa María de la Sierra y los pueblos de Sotosalbos, Pelayos, La Cuesta, Losana, Tenzuela, Santo Domingo y Torreiglesias sobre las aguas del Pirón y Pironcillo:

“En el nombre de Dios. Tal concierto se hace entre el Sr. Abad  y Convento de Sotosalbos y los concejos de las aldeas de Sotosalbos, de Pelayos, de Eglesuela Guendul, de Losana, de Atençuela, de aldea de santo Domingo, de Torreiglesias sobre el agua de Pirón y de Pironcillo.

Es a saber: que el Sr. Abad y el convento cojan el agua de las dos aguas (corrientes) sobre-dichas para regar toda la heredad de dicho monasterio, cuanta quisieren, cuando quisieren y de la forma que quisieren para regar las mieses, los prados, el lino y los huertos todo lo que el abad o el convento o por quien por ellos las casas de algún modo tuvieren, puedan sembrar.

Antes de esto, que cualquiera que sea el vicario, siembre quince fanegas de linuelo y el hortelano, cualquiera que sea, quince, y las rieguen con esta agua del mismo modo que el abad; y regado todo lo sobre-dicho, vaya por la heredad del obispo al cauce mayor (el Piron), y el agua de Pironcillo siempre atraviese por la casa del monasterio, de modo que libremente puedan cogerla para todo lo necesario.

Hecha la carta en Segovia, décimo día del mes de junio en la era MCCLVIIII (año 1221).”

Desde el primer momento de la repoblación de las tierras segovianas y la fundación de aldeas, se hizo necesaria una planificación del territorio. En los pueblos situados en la falda de la Sierra de Guadarrama, la abundancia de agua propició la posibilidad de riego de prados, huertos y linares a través de un intrincado sistema de caceras. El uso comunal de las aguas entre varias poblaciones hizo necesaria la redacción de ordenanzas para regular los repartos y evitar conflictos entre los distintos concejos así como la creación de instituciones de gobierno, las llamadas Juntas del Agua, tribunales de agua similares al Tribunal de las Aguas de Valencia. En el caso de Sotosalbos, pertenecía a la Junta de la Manzaneda, que gestionaba la Cacera del río Viejo, que abasteció hasta 16 poblaciones y cuyas ordenanzas datan del año 1510.

Dentro de cada concejo se hacía necesario también regular el uso del agua y otros aspectos relacionados con la vida económica y social. En Sotosalbos se conservan unas del año 1634, que sustituyen a otras del año 1599, muy interesantes para conocer la forma en la que se organizaba la villa y costumbres que permanecieron invariables hasta mediados del siglo XX.

El Catastro del Marqués de la Ensenada, redactado a mediados del siglo XVIII nos da pormenorizados detalles de los usos del territorio y nos ayuda a conocer la importancia del regadío en Sotosalbos. El espacio irrigado (huertos, prados y linares) correspondía al 30 % de la superficie del término y de ese porcentaje, el 56 % correspondía a las tierras dedicadas al cultivo del lino. En la detallada relación de tierras, se recogen unos 70 topónimos de linares.

Diversos documentos del siglo XVIII inciden en la importante producción de lino de Sotosalbos. Como dato anecdótico, son tres vecinos de la villa los que ganan durante dos años los primeros premios que la Sociedad Económica de Amigos del País de Segovia da por la cantidad de lino cosechado. En 1786, se cita que José García Gil ha cosechado en dos años 104 arrobas de lino (casi 1200 Kg) y se adjudican 400 y 300 reales a los vecinos Juan de Arahuetes y Casimiro Blanco por la cantidad recogida de esta planta textil.

A mediados del siglo XIX, en el Diccionario Geográfico-Estadístico e Histórico de Madoz, sigue citando el lino como una de sus producciones principales. Como en muchos pueblos del entorno, debió ser en el primer tercio del siglo XX cuando esta planta textil desapareció de los campos de cultivo del municipio sustituida por las patatas. Como vestigios de este importante cultivo y su cultura asociada quedan los topónimos de linares y las pozas donde se echaba a remojar esta planta.


En los siguientes enlaces puedes ampliar cada sección (pincha en el título para leer):

Sotosalbos live

Ahora puedes ver en directo el entorno de la iglesia de Sotosalbos pinchando en la siguiente imagen 

161110 livecam ok

(Tu navegador debe permitir ventanas emergentes. Si no consigues ver la cámara, por favor revisa este ajuste en tu ordenador, smartphone o tablet)

La Iglesia de San Miguel Arcángel

Iglesia de San Miguel en Sotosalbos La iglesia de Sotosalbos conserva la mayor parte de su fábrica románica. Hasta nosotros han llegado la torre, la cabecera y gran parte de la nave original, pero es su extraordinaria galería porticada la que le ha dado merecida fama a este hermoso templo dedicado a San Miguel.

 

Tenía originalmente planta de una sola nave rematada con cabecera de testero recto sin división de tramo presbiterial. Posteriormente se le adosaron una torre al norte de la cabecera y una galería porticada en el costado sur de la nave. Más tarde aún, fuera ya del periodo románico, se le añadió al norte una especie de nave colateral y se modificaron las cubiertas, quizás por causa de un derrumbe.

 

B.I.C. (R.I.) - 51 - 0003904 – 00000 1973
IglSotosalbos4 22.7.2003.jpg
Iglesia parroquial de San Miguel Arcángel.
Arquitectura
Construcción siglo XI-siglo XIII
Estilo arquitectónico Románico
Superficie 31 m x 22 m
Uso
Culto Católico
Diócesis Segovia
Orden Clero secular

 

 

 Galería porticada
Pórtico Iglesia de San Miguel en Sotosalbos La galería está levantada en buena sillería y dispone de dos accesos, uno al sur y otro a levante, ambos decorados con un llamativo estilo normando que también encontramos en otras iglesias de la zona como las de Orejana, San Pedro de Gaíllos o Rebollo. El cierre occidental se decora con una hermosa ventana mientras que en el lado meridional tenemos dos arquerías una a cada lado del acceso; la más occidental se compone de dos arcos levemente apuntados y otro de medio punto, mientras que la oriental consta de cuatro arcos de medio punto. Los arcos apean sobre columnas pareadas coronadas por cestas dobles que no están en muy buen estado. Tanto al sur como a oriente la galería se corona con una cornisa decorada con arquillos trilobulados que apean en canecillos y albergan figuraciones bajo las que se disponen metopas. A pesar de las varias restauraciones que ha necesitado, y del estado de parte de su escultura, esta galería presenta un magnífico aspecto.

Capiteles Capitel de la Iglesia de San Miguel en Sotosalbos

San Miguel se decora con capiteles figurados en los arcos de la galería, la ventana occidental, la portada y la torre, pero en este bloque hablaremos tan solo de los de la galería, que como ya hemos comentado no están en demasiado buen estado. Empezando por el más occidental y siguiendo hacia el este encontramos erinias enredadas en tallos, combates entre parejas de soldados, arpías masculinas cubiertas con gorro frigio, grifos rampantes, una magnífica y casi “enternecedora” lucha entre serpientes y basiliscos que protegen a sus crías del voraz ataque de los reptiles, leones, un capitel que además de combates entre jinetes contiene un “arpío” y a Sansón desquijarando el león, una Epifanía y, para terminar, unas aves picoteando brotes.

Planta

Aprox. a la planta de la Iglesia de San Miguel Arcángel.
Marcas de cantería.

Leyenda de la imagen

  1. Pórtico Sur; entrada al templo.
  2. Pórtico Este.
  3. Nave.
  4. Presbiterio y Ábside.
  5. Torre-Campanario.
  6. Capillas.
  7. Pila bautismal.
  8. Coro elevado.
  9. Galería porticada.
  10. Marcas de cantería.


Marcas de cantería[editar · editar fuente]

Se han identificado un total de 55 marcas de 29 tipos diferentes que se distribuyen de la siguiente forma, ver Planta (10):

Distribución de Marcas
ZonaMarcasTipos
Galería Porticada
43
19
Pórtico este
2
2
Torre, lado noreste
1
1
Graffiti, noreste torre
1
 
Fachada Oeste
8
7

 

 

 

(Fuente artículo: página web de Amigos del Románico y reseña de Sotosalbos en Wikipedia)

Turismo

Tras el nombre de SOTOSALBOS, Sotis Albis (Sotos Blancos) en sus orígenes allá por el siglo XII, se esconde la historia de una villa que va unida a la de su iglesia, uno de los máximos y más bellos exponentes del románico rural segoviano. El municipio cuenta de un sabor tradicional que lega sutilmente al visitante a través de su armonía constructiva a base de elementos naturales (piedra, madera, cemento blanco y teja árabe), que invitan a disfrutar del paso del tiempo, de una forma relajada y sin prisas.

Además, el enclave privilegiado de esta Villa en la vera de Sierra de Guadarrama la dotan de un rico patrimonio natural, convirtiéndola en una excelente alternativa para los amantes de la naturaleza, con suaves senderos si se echa la vista hacia el interior y la voluptusidad y frondosidad de la Sierra, si se mira al nor-este.

A continuación detallamos algunos de los atractivos turísticos del municipio, que no puedes dejar de conocer en primera persona.

Además, te invitamos a que consultes el listado de empresas de la localidad, donde encontrarás fundamentalmente servicios turísticos, hospedaje, alojamiento, y hostelería.

 Iglesia de San Miguel Arcángel

Iglesia de San Miguel Arcángel en Sotosalbos No hay duda de ello, la Iglesia de San Miguel Arcángel de Sotosalbos es una de las iglesias románicas más bellas de la provincia de Segovia. Fue construida en el siglo XII. Destaca su Galería Porticada, típica de esta zona, por la decoración y número de sus capiteles.

Incluso el Marqués de Lozoya escribió sobre ella:

"En el centro del pueblo, dominándole con su maciza torre, se alza la iglesia, cuyo exterior constituye un acabadísimo ejemplar del último periodo románico. Con la habilidad y la paciencia de los antiguos doradores, los siglos y el sol han cubierto a esta iglesia de un bello tinte de oro; con el resaltan más las arcadas de la torre y las delicadas y prolijas labores del pórtico, tantas y tan numerosas. que indican un estilo tan arraigado en la región, que se esforzaba en producir obras cuando ya lo principios de un arte nuevo-el gótico- había ya traspasado fronteras.,,,"

Faldeando la sierra. Marqués de Lozoya

¿Quieres saber más? No lo dudes y descubre todo sobre la Iglesia de San Miguel Arcángel pinchando aquí.

Plaza Mayor

 

 Plaza Mayor de SotosalbosPlaza Mayor de Sotosalbos

La Plaza Mayor de Sotosalbos ofrece la pureza de la arquitectura tradicional segoviana, en la que dominan la utilización de materiales rústicos y naturales como la piedra, el cemento blanco, la madera y la teja árabe. La Iglesia de San Miguel Arcángel predomina en la Plaza Mayor, sin embargo, el conjunto de esta coqueta plaza es lo que hacen de este lugar un sitio especial. 

Potro de herrar

Potro de herrar en Sotosalbos  En la Plaza del Descansadero del Herrero encontramos unel vestigio de una antigua tradición que habla de la importancia del ganado en la zona. Antiguamente, a los animales de trabajo para el campo (incluidos bueyes y vacas) se los colocaban herraduras, que evitasen problemas en las pezuñas y cascos de los mismos. Aunque pueda pensarse que se utilizaba para caballos o mulos, lo cierto es que estos antiguos potros de herrar, se utilizaban con más frecuencia en yuntas. Su presencia era común en todos los municipios y solo algunos tan bien consevados como este de Sotosalbos, nos permiten imaginar cómo era el trabajo de herrar a los animales. 

Fuente de arriba

Fuente de arriba en Sotosalbos Escondida en las calles del "Barrio de Arriba" encontramos una antiquísima fuente, un broncho natural de agua que sirvió para el abastecimiento de los vecinos de Sotosalbos durante siglos. Es frecuente encontrar arcos para proteger el caño, como en este caso, con un arco apuntado, formado por losas de piedra de la zona. Invitamos al viajero a localizar esta curiosidad.

  

Fuente de abajo

 

 Fuente de abajo de Sotosalbos Otra muestra de cómo se mimaba el agua en Sotosalbos, esta fuente se encuentra en el Barrio de Abajo, en el margen izquierdo de la carretera, y muy cerca de uno de los sitios emblemáticos del munciipio: la Rondadera. Esta fuente es más conocida por vecinos y visitantes, por encontrarse en una de las calles por las que es frecuente ver pasear a grupos de personas. Las fuentes fueron en el pasado lugar de encuentro de los habitantes de Sotosalbos.

Cruz de Canto

 

 Cruz de canto en SotosalbosA la salida del término municipal, tomando los caminos que llevan hacia la Cerca del Boquerón, el viajero encuentra una Cruz de Canto, un símbolo muy frecuente en los municipios segovianos. Estos hitos son conocidos también como "cruz de término", y su colocación  a la entrada de las ciudades o villas se extendió durante el Reinado de los Reyes Católicos, como muestra de piedad por parte del pueblo y para su fomento entre los viajeros. Su ubicación y orientación hablan del límite del término, lugar de parada de viajeros, punto de referencia para la antigua Mesta, y humilladero.